sensibilidad suspendida

(razón: allá)



E. Cummings: “La terrible cara de Dios, más brillante que una cuchara”.

No hay comentarios: