sensibilidad suspendida

(razón: allá)



Metro de Madrid informa

Estáis abrigados, algunos dormidos. Aprendo a no situaros en el lado del desamparo. No habláis. No lo necesitamos.

mi tránsito es experiencia

observación muda, participación cuando la circunstancia lo merece o, sencillamente, lo requiere. sólo así la amplitud histérica desaparece

doctrina

tu cansancio y mi agotamiento
tu agotamiento y mi cansancio
la sonrisa que se te instala cuando,
por fin, el sábado por la mañana,
subes las escaleras de mi casa

a la hora del Angelus qué hacer,
sino dormir, amar, darse la vuelta,
cocinar, comer, volverse a estirar,
esta vez en el sofá, y cuatro piernas
hacen bucles imposibles para estar
cerca, para estar bien

luego sólo hay que soportar, durante
unas cinco jornadas, que ningún
calcetín esté emparejado, que las horas
se desprendan del reloj y las fechas
del calendario

el cofre de u existe y se ha escondido

un ojo verde es el frontispicio. alrededor, madera de bosque asturiano
lo que queda por hacer, como siempre, es el Adentro.
podría llenarse de secretos, o de intimidades,
o quizá poblarse con la sinestesia, la revolución de los colores

en mi nueva relación con los colores

hay un Rey que asegura que la u es rosa y además algo estridente. pensé que siempre había sido verde y, sin embargo, empiezo a creerlo. el rojo, mientras tanto, se mantiene imperturbable. debe ser cosa de la sangre

oteizada

oteando desde la casa vacía, azoteando la vista

sin título aparente


Quiero decirte que tienes permitido todo.
Puedes quedarte en silencio o lo contrario.
Ponerte a llorar, ser un histérico,
un energúmeno, un loco. Cualquier acción,
no acción o acto de supervivencia 
es bienvenido. Puedes mandar a la mierda 
a cualquiera que te diga algo, te consuele 
o te mire a los ojos. Si quieres escapar, hazlo.

Acontecimiento en el metro dirección Plaza de Castilla

 Un hombre comienza a hablar en medio de un vagón, me quito los auriculares y le escucho decir que tiene Rolex, mecheros y pañuelos. Como tengo muchos mocos decido comprarle un par de paquetes y, creo que como me dijo que a un euro y le di dos (él me ofreció unos blancos y otros con dibujitos), sacó una entrada del Parque de Atracciones y me la dio. Pero no hombre, le dije, vete tú, que has dicho que tienes hijos y, además yo trabajo hasta las nueve. No, no, que a mí me dan más, cuesta 60 euros, eh. Bueno, no sé, ¿a ti te hace ilusión regalarme la entrada? Claro, claro. Pues entonces, vale. El hombre siguió hablando, saludó a 'todos los que iban a trabajar y a los que, como él, están parados'. No me gusta nada ir en metro, a veces me dan un poco de miedo todos esos rostros, pero esta mañana, cosa rara, me gustó que aquellos seres humanos nos estuvieran escuchando

louise

me encanta la serie de 24 pentagramas,
los relojes dibujados sobre una sábana,
sus iniciales bordadas,
la silla frente a la puerta-pared
los hilos, los ovillos, las madejas,
el rojo y el azul, las venas

ím pe tu

negarse a hablar del amor me parecía una cuestión de pudor, hasta que alguien me recordó que escribirlo es vivirlo de nuevo, como cantar es orar dos veces

estar bien es

montarse en el metro a las nueve y media de la mañana en plaza de españa y no sentir pavor con todas esas caras

vigilancia y castigo


  • últimamente, los dos últimos meses, éste y el pasado. 
    no sé por qué concreto tanto,
  • ha venido la herida el último día del mes
  • y me ha gustado

Mesa

si estoy sola, llega un momento en que dejo de estarlo, pero es paulatino, hasta que se hace completo, y es entonces cuando yo me marcho

'vita activa' *

cuando me encuentro bien tengo dones de terapista. tengo dotes. necesidad. una tarjeta postal por enviar, por escribir en realidad, por-venir-, y ahora diría una palabrota



*Arendt

herida* cíclica

escribo sobre los corpúsculos de Krause y sangro. escribo un curriculum viral y me vuelve a pasar. me pregunto qué fue antes si la sangre o la verdad

* U. t. c. s.

del quetal, quizá


del: como va todo?
del: qué andas haciendo
del: para cuándo otro libro?
del: y el periodico que tal, han echado a mucha gente?
del: joder, es que nunca nos vemos

ejercicios epistolares

  • bueno, no sé bien. se me acaba de ocurrir. pero hay un libro de derrida que se llama la tarjeta postal, ahora te paso un link
  • podria tomarse cierto compromiso, una carta por mes, o cada quince dias. un word adjunto en un mail. un folio de carta. 3.000 caracteres. y lo que salga.
  • habria que pensar quién y por qué deberia comenzar
  • o si se puede comenzar de forma simultánea

Delibes en la caja del betún y Aleixandre entre las facturas del banco

mientras echamos de menos a Ángel

notas sobre Perec

tampoco yo tengo recuerdos de infancia


"En 1975,George Perec empieza 'W o el recuerdo de la infancia' con esta frase: "No tengo recuerdos de infancia". El libro entero rebosa de ellos". (Beigbeder)

notas sobre Bresson

Recuerdo una escena de árboles que se talan, y que lloré un poco, pero no recuerdo si pertenece a El diablo, probablemente o a Lancelot du Lac, que me gustó menos, la verdad

he escrito alergía, con tilde

quizá pensaba en la alegría

binomio:viajes

desde que me he marchado no me pican las manos.. pero no se me va el dolor de cabeza. es intermitente, digamos. será la lluvia? tenía pensado dormirme temprano