sensibilidad suspendida

(razón: allá)



cubo

hoy ha sido un día muy largo,
no sé si excepcionalmente largo
pero sí muy largo.
estoy en una época de maneras
extrañas, porque me gusta madrugar
y trasnochar al mismo tiempo.
a veces me pasa.
los compañeros dicen que les
pasa parecido. así que bien pudiera
ser el mal del periodista.
yo comienzo el día esperando
a natalia en una farola. hoy alguien
que desconoce nuestra contraseña,
es decir, alguien que no es periodista,
no ha entendido mi pregunta, que era:
faroleamos mañana?
y nata ha explicado. vamos juntas al
trabajo. en realidad le recojo prácticamente
en un cubo de basura, pero ella cree
que es una farola.
ella cree,
excepcionalmente
prácticamente,
que es una farola.
y la luna en el mar riela, antes leí la canción
del pirata de esponceda, creo que hay que
decirlo así, del tirón, todo seguido.
tengo que decirlo: el pirata garrapata se ha
convertido en amuleto. quisiera llevarlo
conmigo todo el tiempo. qué haré cuando,
el jueves, haya entrevistado al autor?
espero que quiera dedicarme mi libro.
oh, diablos, es el mejor escritor que tenemos
y nadie se está enterando.
hoy ha sido un día muy largo.
no sé si muy largo. hoy ha sido un día más
y todos son demasiados. menos mal que aún
puedo convertir un cubo de basura en una farola,
y menos mal que no hay demasiados huecos para
pensar. sin embargo necesito pensar. necesito
quedarme solas al menos un par de horas al día.
no sé si es mucho pedir. creo que sí. los días no
son tan largos, al fin y al cabo.

8 comentarios:

Blanca Oraa dijo...

¿quien es ese escritor tan bueno?

arroja dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nébula dijo...

hoy ha sido un día más
y todos son demasiados


demasiado familiar...

Comtessa d´Angeville dijo...

Es un poco el mal de medianoche que decía Gary Tripp...

Milk dijo...

Oh. Qué bella idea. Convirtamos los cubos de basura en farolas (pero las farolas nunca en cubos de basura)

Meryone dijo...

al lado de donde yo trabajo hay una papelera, pero papelera de fábrica de papel y no de tirar papeles así que, cuando los buses urbanos (años antes de que yo fuera becaria, creo que antes de que me licenciara) dejaron de llegar al centro y pasaron a llegar sólo hasta la papelera, cuando se lo oía a los otros becarios, siempre pensaba que era una farola, como donde espera el fauno a Lucy en el león la bruja y el armario, ese libro tan bonito y que tanto me gustaba de pequeña hasta que a alguien se le ocurrió hacer una película para que yo renegara (de la película y de la traducción nueva, dulcificada hasta el paroxismo)

yo también quiero esperar a alguien en una farola. como lucy y como lili marleen

mua, rebequita

Nébula dijo...

no mujer, que me identifico con esa frase, ains...

bárbara dijo...

me encanta.

B.