sensibilidad suspendida

(razón: allá)



y cuando fui a santiago de chile desde osorno en autobús me dieron manta, café y galletas. fueron 24 horas de viaje pero en españa no me han cuidado tanto en ningún trayecto. de ningún lado hacia ninguna parte. había dos conductores y uno se echó a dormir en el asiento contiguo, me utilizó de cojín pero a un cierto punto incluso me pareció correcto, yo también me hubiera agarrado a cualquier teta en aquel momento