sensibilidad suspendida

(razón: allá)



nu



ya comprendo la verdad
estalla en mis deseos
y en mis desdichas
en mis desencuentros
en mis desequilibrios
en mis delirios
ya comprendo la verdad
ahora
a buscar la vida


(Alejandra Pizarnik)









creo que deliro,
leo el periódico cuando el día se marcha,
tomo tres cafés por la mañana y nada sólido
hasta casi las dos p.m. creo que deliro, sí, porque me veo,
como tantas veces, en un cuadro de edward
hopper: eleven a.m. ella está aquí, o soy yo,
desnuda, nuda, nu, incluso en catalán mi desnudez,
y con zapatos, así puedo ser, esa loca que mira
por la ventana a las once de la mañana.
a las once de la mañana entro yo a trabajar,
y antes ya he observado cierto mundo, incierto mundo,
cierta inmundicia, anima mundi e sumsumcorda, sí,
eso es más o menos a las diez, cuando salgo de casa,
y hoy no encontré mis gafas de sol.
puedo observar al mundo con valentía pero
siempre al trasluz, por eso me escondo en los
restaurantes, me siento en una esquina si somos muchos,
y si somos dos me gusta mirar por un ventanal hacia
la calle absorta llena de gente a la que no le importa
mi sensación, pero eso sólo puede pasar en parís,
porque en madrid, ciudad insomne, y que viva
dámaso alonso, no hay ventanales si no paredes de asfalto,
ése en el que correteo mientras no trabajo,
me gusta mirar a la gente mayor, a los niños, a los
hombres de más de cuarenta años, a algunas mujeres
les miro los labios, suelo buscar con mis ojos otros ojos
y a veces manos. a veces, sin intención, incluso rozo,
o alguien me besa de forma casta y casual, ¿causal?,
también resuelta y, de madrugada, encadeno
palabras y me vuelvo aún más extraña cuando
pienso algo y el afuera estalla, ¿es que pienso demasiado
en mis propias entrañas?, ¿quién me piensa a mí
en este momento, quién cree que me salva?

4 comentarios:

Rubén Darío Carrero dijo...

¿Es ustd u? ¿u minuscula?, -pregunto y grito al pie de tu templo-, tengo derecho casual (¿causal?) de hacerlo pero nadie responde, nadie escucha. Sobrevive a tí misma! También el mundo me hiere, también conozco ciudades sin grandes ventanales, pero me quedo en el tacto puro y soñador, un corpusculo pequeñito besó la llave con que abro la puerta de tu habitación: ¿Puedo pasar? No soy más que una casualidad desnuda, nuda, nu; lo único que tendría que averiguar es que si estas palabras en catalán tienen origen en las aventuras de barcos fenicios ó es motivado por una libido sexual.

(Stendhal es el mejor maestro de fotografía).

balaisdebruyère dijo...

Me intriga la mirada de la mujer. Mira a un patio interior.

arponera dijo...

Querida y vibrante u. ..pues yo, después de leerte, te daría un beso , casto nada casual y todo ternura. Agradecerte tu u- niverso. me siento a gusto en tus palabras. ..y sí, que viva Dámaso, y Hierro ..siempre.

:)

La pequeña Delirio dijo...

Deliciosamente triste, querida... Somos para-lelas, que lo sepas...