sensibilidad suspendida

(razón: allá)



Desde la costa Amalfitana

A las 19.41 escucho canciones italianas.
Si esta última vocal estuviera hoy más
risueña hablaría de Rita Pavone, pero
se acercan fechas mortuorias y atiendo
a la que fue la canción favorita de mi padre:
sapore di sale, sapore di mare.

También le gustaba beber whisky y
tumbarse en un sofá de terciopelo azul
de madrugada; yo miraba cómo estiraba
los pies. A estas alturas de la película,
como Mary Poppins, soy una anti-beoda
como cualquier otra, abstemia e irrisoria.

Para poder contar todo lo demás tengo que
empezar a narrar un camino de limones, un
viaje extenuante de personas jóvenes que
dejaron tres seres creciendo a trompicones.
Somos nosotros, Gonzalo,Mireya y yo,
son mis hermanos, son mis padres.

Alguna vez he pensado que soy la
única original, porque me llamo Rebeca y
no llevo a piel el nombre de mi madre. Pero
sus ojos los tenemos los tres, tenemos
el gris vacuo de Gonzalo y el verde
acuoso de Mireia; que mi herencia
sea mi color no me parece inane.

8 comentarios:

Comtessa d´Angeville dijo...

sapore di sale, sapore di mare

eso es lo que me gusta. No me vino en herencia, vino así porque sí, pero sí es lo que yo dejaré. Y la herencia la preferiría azul. Mis ojos son marrones, quiero que tengan sus ojos.

luciernaga dijo...

abstemia e irrisoria. bonito, bonito. Saludos Rebe

Rubén Darío Carrero dijo...

Rebeca! Así te llamas!. Pues mucho gusto!.

No puedo presumir de abstemio como tu, es que guardo mis muertes en el fondo de la botella, así es.
Es mi perpetua herdedad.

Meryone dijo...

para lo que usted guste, hermosa rebe

además, mi poe es lectura de infancia

casi casi como el público del aula

se aproxima el bicentenario de la muerte y por eso te toca, no? poe, digo

yo también ando recordando muertos. muerta. una. los demás, puedo vivir con ello

creo que ya te lo dije, pero mi madre tenía los ojos del verde que salía en tu primitiva imagen de cabecera en los corpúsculos

el mío (mi color de ojos, digo), en cambio, es azul abuelos (tres de cuatro) y la mitad de las dos familias

como el de mi hermano mayor

y yo tampoco puedo presumir de abstemia. como todo lo que hago, mi beber es disperso. puede ser para olvidar, para celebrar, una simple caña por la tarde o nada en absoluto

pero sí, yo también bebo. mucho o poco (o nada) dependiendo del contexto y la compañía

cómo va todo?

mua, guapa

y mau, como los gatos

cristian magne dijo...

http://cristian-magne.blogspot.com/2008/10/historia-de-dos-gatitos.html

ahi esta, en todo caso esta en su mail. querida.
saludos desde el SUR :)

javitrax dijo...

muaaaaaaaaa

Meryone dijo...

mientras tú ganabas bingos yo hablaba (escuchaba hablar, más bien) de ricardo III

no es tan emocionante, pero tampoco está mal

besos

Mado Martínez dijo...

allá donde esté, está contigo.