sensibilidad suspendida

(razón: allá)



apocaliptus

me ha pasado dos veces, en la puerta del periódico,
cuando aún no son las once, que me para un ser humano,
la primera vez mujer, la segunda hombre, y me espeta:
¿te gusta leer? no puedo negarlo porque llevo un libro en las manos,
así que me limito a sonreír. entonces sacan un folleto, tríptico,
un papel demasiado fino donde se lee que el fin está cerca
y que hay que variar el cilicio. no entiendo por qué creen que porque
me gusta leer necesito salvarme del infierno

2 comentarios:

ENTREVAGONES dijo...

Nunca halago! me limito a envidiar con ojos de chino y el culo apretado.

javitrax dijo...

en el infierno sólo una temporada por dios