sensibilidad suspendida

(razón: allá)



hoy

he saludado a una monja
sin venir a cuento,
he recordado que mi abuela
decía que, por las mañanas,
yo quería ser eso, mujer de
cofia larga y ojos serenos,
y que por las tardes, sin
venir a cuento, quería vender
verduras.
he pensado que quizá podría
serlo, por las mañanas monja
y por las tardes verdulera,
y abandonar esta mierda de
profesión de riesgo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
u minúscula dijo...

toronja es naranja, no?
sería muy huevo, también..

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
u minúscula dijo...

me recuerda a ese poema de angel.
jamás o nunca, pero mi fe fuerte
y esto me lleva a una cosa mia, aquello de mi fuente personalidad

no sé quién eres! lo que espero (fervientemente) es que el anónimo 1 y el 2 sean el mismo mismito..

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
u minúscula dijo...

at least sois el mismo, sea eso lo que sea