sensibilidad suspendida

(razón: allá)



reminiscencias

hubo una noche en febrero en la que nada tenía explicación y me dolían los brazos como si hubiera andado con ellos, sobre mi imposibilidad para hablar preguntaron los metacarpos, los que se rompieron cuando tenía 12 años, y desde entonces siempre que llueve me cuentan que serían capaces de rezar, si encontraran el baño adecuado