sensibilidad suspendida

(razón: allá)



esperanto











buscaba cipreses,
calcetines azul cielo
o verde hierba,
verde brizna, verde walt.
también me hubiera
gustado una sopa con
un chorro de limón.

después del agua,
tuve que conformarme
con el mutismo de unas manos
al son de un cerebro inerte.
quería silencio y me agolpé
en mi propio cuerpo,
me dormí a horas prohibidas
con el pelo mojado,
itinerante.

no me importa que no
haya espacio.siempre puedo
encoger los brazos y
ahorcar con las piernas
el sueño.

sin embargo, me levanto
sin luz, sin persianas,
con la ventana
atragantada en la
garganta
con los pies descalzos
de tanto daño
con las manos frías,
secas,con la lengua
sin espacio,
sin recorrido,
sin presente, sin pasado,
sin descanso

lo que necesito es una azotea,
un veteconvientofresco,
que las cosas huelan a limpio
y las personas a sueños

4 comentarios:

Ophir Alviárez dijo...

Me uno al clamor de la voz e imploro algo parecido...

Abrazo,

OA

Suzu Kid dijo...

marcelina marcel, del campo, duchamp. no?

Suzu Kid dijo...

pues llevo enfermo una semana de las anginas, por la ignorancia prepotente de los médicos de cabecera que me han tocado

Al-Juarismi dijo...

si, que las personas huelan a sueños, es la cosa más hermosa que he leido jamás..seguro.