sensibilidad suspendida

(razón: allá)



tormenta en gota


no soy quien para inundar a nadie
no soy quien para clavar mi espina
de atolondrada lágrima asesina

6 comentarios:

eugeniaprado dijo...

que increíble rebeca, siempre veo tu blog, ahora vi que hasta estoy en los vínculos y no sabía que eras tú, la misma, me acuerdo cuando me mandaste un mail desde españa super lindo en que me contabas que no podrías asistir porque estabas en españa...
es muy misterioso este mundo ¿no?

bueno, ana maría tiene la novela desde el verano, espero que te la haga llegar en ese paquete para que puedas tenerla pronto

abrazos
eugenia

balaisdebruyère dijo...

Se cortó. me llevo este poema para el desvertebramiento de mi miedo

Mado Martínez dijo...

Qué fotos más maravillosas! Y qué palabras más cautivadoras... Pronto iré a Madrid...

zeta dijo...

No, usted no es nadie para hacer todo eso, pero no olvide que la tierra es buena y siempre acepta lo que le demos ,así sea veneno. Así que siéntase agusto al derramar sus lágrimas, ya que siempre habrá alguien o algo que las tome con dulzura y con gusto...Un beso, excelentes fotos...

eugeniaprado dijo...

Rebeca querida, te agregué a mis links para que estemos más conectadas,

abrazos
eugenia

ELENA dijo...

Y quizás, quién sabe, por eso sus caminos se separaron irremediablemente.


Bellísima foto.

Un abrazo.