sensibilidad suspendida

(razón: allá)



mi nombre en hebreo, rib-gah, significa lazo, (unión, atadura, unuve en meryone)



Independientemente  de  sus  dimensiones  originales,  los  fragmentos  desaparecidos  se  hallan  señalados,  en  el  lugar  mismo  de  su  incineración,  por  un  espacio  en  blanco  de  52  signos  y  acerca  de  tal  extensión  de  la  superficie  destruida,  un  contrato  establece  que  por  siempre  seguirá  siendo  indeterminable.  Puede  tratarse  de  un  nombre  propio  o  de  un  signo  de  puntuación,  del  apóstrofe  apenas  que  sustituye  la  letra  elidida,  de  una  palabra,  de  una  sola  letra  o  de  varias,  puede  tratarse  de  frases  breves  o  muy  largas,  numerosas  o  escasas,  a  veces  en  sí  mismas  inconclusas  desde  el  origen.
Hablo obviamente cada vez de un continuum de palabras o de frases, de signos que fallan al interior,  si  podemos  llamarlo  así,  de  una  tarjeta,  de  una  carta  o  de  una  tarjeta‐carta.  Pues  los  envíos  totalmente  incinerados  no  pudieron  ser  indicados  con  ninguna  marca.  Había  inicialmente  pensado  en  conservar  cifras  y  fechas,  es  decir  lugares  de  firma,  pero  renuncié  a  ello.  ¿Qué  hubiera  parecido  este libro?
Deseaba ante todo, en efecto, y tal fue una de las destinaciones de mi labor, hacer un libro, en  parte  por  razones  que  permanecen  oscuras  y,  creo,  lo  seguirán  siendo  siempre,  en  parte  por  razones que debo callar. ¿Un libro en, lugar de qué? ¿O de quién? 

(La tarjeta postal, Jacques Derrida)


nota al pie: la foto es un matutino gil de biedma