sensibilidad suspendida

(razón: allá)



3




Te digo en secreto este aforismo solemne y sentencioso: ¿acaso no empezó todo entre nosotros con una reproducción? Sí, y al mismo tiempo nada es más sencillamente falso, he ahí la tragedia. Recuerdo casi de memoria lo que me escribiste la primera vez: “Escoger la tarjeta postal es para mí una huida que, al menos, le ahorrará a Ud. la literatura demasiado abundante que tendría que haber soportado si me hubiera atrevido a hablarle de.” Le apostamos a la tarjeta postal antes que a la literatura, la inadmisible literatura.

(La tarjeta postal, J.D)

1 comentario:

a p n e i c a dijo...

"la inadmisible literatura"



no podría estar más de acuerdo la mayoría de los días.